Translate!!

TO YOUR ETERNITY: Sobre crecer acompañados... | OPINIÓN

0

TO YOUR ETERNITY | Reseña - 13 Fotogramas

Lo he dicho no una sino 2 y hasta 3 veces: El ser humano es un ente social. Que busca interactuar, incluir y ser incluido y que, de manera más profunda, busca crear conexiones con otros; logrando así aprender, sentir y finalmente, crecer gracias a la compañía de las personas en su vida. Bueno, pues durante los últimos meses hemos sido testigos de una historia que va de eso, de descubrir y de maravillarnos con las cosas y las personas que nos rodean. Sí, estoy hablando de la historia de Fushi, el inmortal que pese a todo ha crecido a través de sus lazos en la conmovedora... To Your Eternity.

Fumetsu no Anata e


|Brain´s Base|2021|
|20 Episodios|TV|
|Aventura, Drama, Fantasía, Psicológico, Supernatural|


Al principio, se lanza un "orbe" a la Tierra. "Eso" puede hacer dos cosas: cambiar a la forma de aquello que lo estimula; y volverá a la vida después de la muerte. "Eso" se transforma de orbe a roca, luego a lobo y finalmente a niño, pero deambula como un recién nacido que no sabe nada. De niño, "eso" se convierte en Fushi. A través de encuentros con la bondad humana, Fushi no solo adquiere habilidades de supervivencia, sino que crece como "persona". Pero su viaje se ve ensombrecido por el inexplicable y destructivo enemigo Nokker, así como por las crueles separaciones de las personas que ama.


Fumetsu no Anata e, también conocida como To Your Eternity, es una serie producida por el estudio Brain´s Base durante este 2021, específicamente la temporada de primavera. Consta de 20 episodios que adaptan parte de la obra homónima de la mangaka Yoshitoki Oima, célebre autora gracias a su otra gran obra Koe no Katachi; así mismo, una 2da temporada ya ha sido confirmada para estrenarse en octubre de 2022. Dentro del staff a cargo podemos encontrar nombres como Masahiko Murata (Naruto Shippuden) al frente de la dirección, Shinzo Fujita (Parasyte) en la composición de serie, Yukihiro Shibutani (Natsume Yujincho, Tonikakku Kawaii) en la dirección de arte y Takeshi Takadera (Yuru Camp, Perfect Blue) haciendo lo propio en el apartado sonoro.

La historia de To Your Eternity nos presenta la idea de un "orbe" enviado por una entidad superior a nuestro mundo. El orbe en cuestión no tiene forma, identidad o conciencia propia y sin embargo, posee 2 habilidades únicas: Puede tomar la forma de aquellos objetos y formas de vida que lo estimulen mediante el dolor y además puede volver de la muerte incontables veces, por lo que es un ser "inmortal". Es así como, movido por su ambiente y siendo ajeno a sus leyes, el orbe primero se volverá una roca, luego se volverá un lobo y en esta forma es que conocerá el primero de sus grandes estímulos: un pequeño cuyo nombre nos es desconocido y con quien el ahora lobo, comenzará a hacer sus primeras interacciones, captando lentamente sensaciones como el calor del fuego, el frio de la brisa helada o el sabor de los alimentos. Pero no solo será eso y también es gracias al pequeño que conocerá una cruel e inesperada verdad: la muerte. O en este caso, la muerte del niño, haciendo así que reciba su mayor estimulo gracias a la tristeza (aun cuando no lo sepa conscientemente) y con ello asimile una nueva forma: la forma del propio niño.


Y aunque esto marque un antes y un después en su identidad y la forma en que comience a ver la vida, no será el fin del camino para el orbe y, por el contrario, solo será el inicio de muchas nuevas experiencias junto a otros seres como la pequeña March, la valiente Parona, la amable anciana Pioran y otros más como el fiel y valiente Gugu o los nobles habitantes de la isla de Jananda. Todos importantes en el camino y la evolución de nuestro inexperto e inconsciente protagonista y todos también, personas que de una u otra manera lo harán probar las experiencias más importantes de la vida humana, tanto las buenas como las malas, lo último gracias a los extraños seres conocidos como nokkers y al gran (y misterioso) ser encapuchado que se le irá apareciendo en su camino... Es así que con una trama que opta por el descubrimiento y por el desarrollo de su protagonista (a todos los niveles), podríamos pensar que To Your Eternity sería una serie más de aventura y de “colección" de nuevas formas y poderes, más que de aprendizaje o drama y si bien tiene tanto lo uno como lo otro, la verdad es que la historia de Fushi va más por el lado intangible del ser humano, por el lado de las relaciones, buenas y malas, que conforman nuestras experiencias y nuestra vida, llevándome a afirmar que sí (y me gustaría mostrarlo a través de lo que hace y no hace la serie) que

To Your Eternity es una historia sobre crecimiento...

Lo que no hace To Your Eternity

Sí, podría parecer que (y así lo observe en las redes sociales) la historia de Fushi vende mucho y entrega poco, haciendo que tenga un tremendo inicio pero que a partir de ahí se diluya y sea aburrida... nada más alejado de la realidad. Porque aunque es cierto que su ritmo puede llegar a ser bastante tranquilo, esto es algo inherente a la obra original y sobre todo al mensaje. Porque To your eternity no va de peleas, tampoco de recolectar poderes y mucho menos de un viaje en busca de tesoros. NO, la historia de Fushi se sustenta lejos de las grandes acciones y apuesta en su lugar por algo más primigenio y por ello quizá difícil de apreciar: El sentido de descubrir, de experimentar y de crecer a partir de dichas experiencias. Cosas tan simples como el sabor del agua, el aprender a decir hola y gracias o el saber cómo trepar un árbol en busca de comida; son estas la base de lo que estamos viendo y aunque difíciles de apreciar para seres más desarrollados como nosotros, también son pequeños grandes descubrimientos en la vida del ser humano... solo piénsenlo desde el punto de vista de un recién nacido o imagínense experimentando algo por primera vez a su edad actual: conducir, ir a las primeras fiestas, el examen de graduación... cosas que en un futuro serán recuerdos preciosos. Así que no, To Your Eternity no es esa serie que nos vaya a presentar combates llenos de espectacularidad, comedia al por mayor o romances imposibles a cada episodio como eventos principales.


Por el contrario, To Your Eternity se aprovecha de todos estos elementos en pequeñas dosis y los hace propios en aras de mostrar, a través de simples y ordinarios momentos, la amplia variedad de experiencias y emociones que posee el ser humano. Y claro, para que haya tristeza primero debe haber dolor, para poder sonreír debemos conocer lo que es la dicha y viceversa, para poder valorar a aquellos que nos dejan, primero debemos de vivir momentos inolvidables (que pueden o no ser pequeños) junto a ellos, entrando así en el principal valor de la serie: La forma en que muestra las interacciones humanas y el cómo nos tocan en lo más íntimo...

Y lo que hace que To Your Eternity rompa nuestros corazones...

Y justo aquí me gustaría volver a mi idea inicial: To your eternity es, sobre todas las cosas, una historia de crecimiento... y también de aprendizaje, de ir descubriendo la vida a través no solo de las cosas como ya mencioné, sino de las personas que rodean nuestro entorno. Fushi es el perfecto ejemplo de ello y la serie lo aprovecha: pone a un ente no solo sin forma sino también sin algo tan elemental como la conciencia y lo pone en distintas situaciones acompañado de distintas personalidades para que vaya asimilando lo visto y lo vivido, para que vaya aprendiendo de aquellos que lo apoyan, que lo cuidan y también de aquellos que lo dejan y así pueda obtener su "propia" identidad, resultado de dicha interacción. Comenzando por el pequeño que lo cuida siendo lobo, pero siguiendo con los primeros lazos que forma con March y la institución de esta como su "madre", los momentos y la gran lección sobre el valor de la vida que recibe de Parona, las miles de lecciones y el hogar que descubre gracias a su "abuela" Pioran, el concepto de hermandad y compañerismo que vive con Gugu y finalmente el valor de sacrificarse por otros que observó en Jananda gracias a Tonari y compañia; Fushi utiliza todos estos "principios" como base y protección frente a una gran variedad de temas tocados en la serie: El amor, el abandono, la pobreza, la familia o el fanatismo; todos y cada uno de ellos presentes a lo largo de los arcos y desembocando (a su vez) siempre en el estímulo de nuevos sentimientos para el: desde lo que es la alegría, la soledad, la impotencia o la esperanza; las personas que entran a su vida son aquellas que permiten sentir y experimentar, haciendo posible que crezca y evolucione por ende, acompañado de estos...


O al menos hasta que llega el punto crítico y entonces la serie nos roba el corazón a través de sus pérdidas. Y es que To Your Eternity se siente cómoda como pocas cuando toca hablar de perdida y es justo en estas secuencias, donde muestra todo su potencial, entregándonos momentos tan íntimos como puede llegar a ser una despedida pero con la apertura suficiente para reflejar lo que significa para Fushi y la forma en que cada muerte le entrega no solo un nuevo aspecto físico sino también, un nuevo rasgo emocional y un nuevo "principio" en su consciencia. Y de entre todo lo bueno, lo mejor ha sido sin duda el pedazo de calidad mostrada tanto en su episodio inicial como en el último; con una dirección impecable, que en poco más de 20 minutos va representando ese ciclo que es la vida y la muerte; que comienza con una perdida por parte del lobo cuando este apenas es consciente de la existencia, pero que termina con la muerte de Pioran una vez que Fushi no solo es ya plenamente pensante sino que también enfrenta cada vez más el dilema de que hacer en el futuro, mostrando esa madurez adquirida a través del resto. Al principio el orbe era ajeno a todo, al final el muchacho sintió totalmente lo que significaba la vida y el decir adiós a esta...

Así pues, la vida de nuestro protagonista, en una brutal similitud a la nuestra propia como seres humanos con un principio y un final… es el reflejo de aquellos a los que amó, tomando criterios y características de cada uno de ellos no solo físicamente sino y sobre todo, emocionalmente... Porque Fushi es el cariño del pequeño que lo acompañó siendo lobo, la inocencia propia de March, la fuerza para proteger a otros de Parona, la valentía y la lealtad de Gugu, el sentido del deber que aprendió de Tonari y los chicos de Jananda y sí, también es el amor y el aprendizaje que recibió de Pioran... Fushi es, en pocas palabras, el legado de aquellos que tocaron su corazón a través de pequeños grandes momentos...

Sin embargo, aunque como ya dije este eje es bien apegado al manga, To Your Eternity está lejos de ser una mera adaptación y si a alguien debemos tanto su impacto como su directa repercusión en muchos espectadores, es indudablemente a su staff a cargo del trabajo técnico. Y es que, tan difícil como es presentar lo intangible, en el caso de la serie se enfrentaban al dilema de como transmitir todas las emociones que ofrece de manera realista, sin acelerar o quitar un ápice de emoción a la tristeza y de regocijo a la alegría. Comenzando por la animación, tenemos un buen diseño de personajes cortesía de Koji Yabuno quien nos acerca a los diseños originales pero agregándoles (obviamente) un mayor dinamismo y fluidez a los movimientos, teniendo además, la gran virtud de brindar una tremenda variedad de expresiones faciales, haciendo que estas sirvan para presentar y transmitir muy bien aquello que va sintiendo Fushi, ya sean nuevos estímulos o nuevas emociones, las secuencias cumbre siempre nos mostraron una faceta distinta e increíblemente conmovedora de él y los otros personajes, especialmente en los casos de March y de Gugu. Y esto se expande a los escenarios y más particularmente al diseño de color, haciendo que cada escena, y cada arco, mantuvieran su esencia propia pese a lo similar que podrían parecer en un principio.


El apartado sonoro es más de lo mismo y cortesía de Ryo Kawasaki, tenemos una decente variedad de piezas instrumentales que sirven como el acompañante perfecto para secuencias de alegría o tristeza por igual, teniendo el punto cumbre en el main theme de la serie, con esos brutales violines que provocan un sentimiento de angustia, perdida y descubrimiento a la vez. Y si de tristeza hablamos entonces es momento del ED "Mediator" cortesía de Masashi Hamauzu, siendo un tema dulce, íntimo y lleno de sentimiento que abraza una despedida y al mismo tiempo invita a alegrarse de lo vivido... el corte para la serie eso sí, palidece en comparación al corte completo. Y sí, también esta esa otra canción, de la que muchos no entendieron su presencia y la cual honestamente tarde algo en apreciar (y ha valido totalmente la pena una vez lo he hecho), me refiero al Op "Pink Blood" de Hikaru Utada, un tema suave, armónico y aun así poderoso al mismo tiempo, cuyos coros esconden una extraña sensación de aventura, y que, aunque lejos de lo desgarrador que esperábamos, se siente como una invitación a aquello que estamos por conocer, de los recuerdos que están por surgir... No esperaba mucho de este OP y termino encantándome.




No, To Your Eternity no es una obra para todos. De hecho tampoco podría decir que sea una obra para muy pocos, simplemente es una serie particular; que cuenta poco pero que lo que cuenta está lleno de significado, que no tiene a la acción o el drama como sus elementos principales y que sin embargo los utiliza como puentes para contar su historia. La historia del orbe, de Fushi y más importante aún, la historia de aquellos que cambiaron su vida y ahora son parte de el para siempre. Porque de eso va To Your Eternity, de crecimiento, de la vida misma y de lo que tenemos el privilegio de experimentar en ella. Con una dirección que apabulla, que da el tiempo y sobre todo el espacio para crear lazos que transmitan e importen, una historia que de por sí ya era potente desde su manga y un apartado técnico que ha permitido impulsar los momentos cumbre para, de paso, destrozar nuestro corazón, esta primera parte de To Your Eternity está lejos de ser la mejor obra del año como yo pensaba y, sin embargo, sí ha de ser aquella que nos quede en el recuerdo por mucho tiempo... es lo bueno y lo malo, lo invaluable de una vida...


Tu vida no es algo que se te regale...
entiendes lo que digo ¿verdad?
tu vida es tuya, para que te la ganes por ti mismo
-Parona, To your eternity








Tal vez te interesen estas entradas

No hay comentarios