Translate!!

EDEN | Reseña

4

Artículo 1: Los programadores crearán robots que apoyen a los humanos y no crearán funciones que pudieran perjudicaros
Artículo 2: Los programadores crearan funciones para los robots par que cooperen entre sí y se reparen a sí mismos
Artículo 3: Si un robot no cumple con los requisitos anteriores sus funciones deberán cesar...

Las anteriores son las 3 principales leyes de los robots, la base sobre la cual se sostiene el mundo y la armonía lograda por estos, o al menos así es hasta que 2 robots encuentran aquello que no debían encontrar: Un bebe humano. ¿Cómo cambiará esto su existencia y la vida en el lugar perfecto? ¿Cómo se forma una familia? bueno, la respuesta quizá la hallemos en la nueva propuesta de Netflix: Eden.

Eden


|Quibic Pictures| Primavera 2021|
|4 Episodios|ONA|
|Aventura, Sci-Fi, Mecha|




Miles de años en el futuro, una ciudad conocida como "Edén 3" está habitada únicamente por robots cuyos antiguos maestros desaparecieron hace mucho tiempo. En una tarea de rutina, dos robots agrícolas despiertan accidentalmente a una niña humana de la estasis cuestionando todo lo que les enseñaron a creer: que los humanos no eran más que un antiguo mito prohibido. Juntos, los dos robots crían en secreto al niño en un refugio seguro en las afueras de Eden...

Eden es una miniserie cortesía de CGCG Studio Inc. en colaboración con Qubic Pictures, habiendo sido estrenada en mayo de este 2021. La serie consta de 4 episodios los cuales fueron producidos y lanzados por Netflix de manera exclusiva. La serie además, se trata del regreso a la dirección de Yasuhiro Irie, el legendario director de FMA Brotherhood y quien es acompañado por Kimiko Ueno (Little Witch Academia, Space Dandy) en la composición de serie, Justin Leach (Kick Heart, Ghost in the Shell 2: Innocence) en la producción, Clover Xie en la dirección de arte y el reputado compositor Kevin Pelkin (Made in Abyss, Kami ni Tou) en la composición de la OST.... un equipo que sin lugar a duda prometía y que, bien o mal, han logrado una obra cuando menos llamativa y digna de comentar.


La historia de Eden nos adentra en un mundo futurista en donde no hay rastro de humanidad y su lugar ha sido tomado por robots inteligentes (vaya obviedad!) que se encargan de las tareas diarias: patrullar, dirigir y sobre todo, recolectar manzanas, siendo que estas son convertidas a energía con la cual se recargan estos seres. Es así que nosotros nos centraremos en E92 y A37, dos dispares pero amables robots que cierto día descubrirán algo cuya existencia lo cambiará todo: un bebe humano, o mejor dicho un bebe llamada Sara Grace. Y es aquí cuando nos cuentan que los humanos aparentemente ya no existen y que además, su existencia es peligrosa para la paz y tranquilidad del sitio en el que nos encontramos: Eden 3, el hogar, no, el "mundo" perfecto. Así que como podemos suponer, la cuestión ahora será que hacer con la bebe y como evitar que el líder del lugar, el robot "Zero" la encuentre y elimine....

Una improbable familia...

Es así que a partir de este punto Eden nos propone una historia de corte optimista, que pone a nuestros 2 robots en una situación de escape y con la intención de mantener a salvo a Sara, lo cual, y gracias a la ayuda de otros robots, terminará convirtiéndose en la creación de una "familia" no planeada y mucho menos intencionada por parte de los robots claro, peor que sin embargo irá fortaleciéndose conforme Sara va creciendo, mostrándonos así muchos aspectos de una relación padres-hija bastante común pese a las obvias diferencias, Y es aquí que Eden establece la que será su base narrativa, y sobre la cual sustentará la solución al problema: los lazos de amor familiar. Algo ya utilizado en muchas otras series y que aquí se va más por el lado del amor y cariño por convivencia, siendo que E92 y A37 se vuelven padres por convicción y no por obligación, incluso sin saberlo y movidos por esa curiosidad que guía y asemeja al cariño de padres. Y esto no solo se limita a ellos, teniendo a Sara como la hija que quiere pero hace enojar y sobe todo preocupar a sus padres teniendo aquí un buen balance entre drama y comedia, cuyo punto álgido será una de las escenas más "fuertes" y conmovedoras de la serie. 



Así que sí, Eden va de amor y cariño familiar, pero también del respeto y tolerancia entre "especies", potenciando el mensaje de que son nuestras similitudes y principios, antes que nuestras diferencias, aquello que ha de conducirnos a la paz y el progreso como conjunto.

Aun así, y aprovechando una de las ideas que quise plasmar al inicio de esta entrada, no está de más recordar que esta no es una obra (ni un staff) cualquiera, siendo que más arriba mencioné la idea de lazos sentimentales como la base para el verdadero trasfondo: Una mordaz critica al ser humano. Y es que la serie se permite jugar entre la idea del bien y el mal a través de sus metálicos personajes, proponiéndolos como vista imparcial y objetiva así como aparente “solución" al problema que es el ser humano y su existencia: destructor de recursos, propicio al conflicto y a la propia aniquilación; causas mismas del porqué de la serie y su Eden, haciéndonos pensar si de verdad es importante nuestra supervivencia, al tiempo en que invita a reflexionar ¿Qué tanto nos necesita este planeta? ¿Acaso encontraremos solución para nuestro principal problema, siendo que nosotros mismos somos dicho problema?... Bueno, vista la serie podríamos decir que esa solución está en preservar el amor y respeto por otros...


Los programadores crearán robots que apoyen a los humanos y no crearán funciones que pudieran perjudicaros

Pese a todo, el último trabajo de Irie se queda corto en varios aspectos: comenzando con su narrativa, Eden se siente tremendamente corta en cuanto a duración, dejando tras de sí muchas cosas sin explorar y cuya profundidad podría haber enriquecido una serie de 12 episodios. Paradójicamente, al limitarse a 4 la información durante cada corte también puede llegar a ser un poco tediosa, como si quisieran dar a entender algo y al final resultase en otra cosa mucho más simplificada. Esto en si no tendría por qué ser malo pero estando ante una propuesta tan peculiar y que busca lanzar un mensaje "potente" como lo es una crítica al ser humano, se queda en algo con la apariencia de resumen en vez de haber sido algo más...


Y precisamente donde sí es algo "más" aunque quizá no por ello mejor, es en su aspecto técnico. Cortesía de Christophe Ferreira y Toshihiro Kawamoto, Eden propone un trabajo que en su mayoría opta por el CGI tanto para el diseño de personajes como para los elementos dentro de cada escenario; el primer aspecto lo traduce en siluetas sin mucho nivel de detalle o un gran rango de expresiones pero que en contraparte (y algo que no esperaba tras el tráiler) muestra una fluidez bastante buena para lo estándar en CGI, demostrando sobre todo robots poco acartonados y que no se quedan atrás respecto a Sara, siendo incluso muchas veces más fluidos que ella, llegándome a recordar a mi infancia y "El Gigante de Hierro". El segundo aspecto, el de los escenarios, sí que queda algo corto en comparación con lo que nos ha mostrado este año, teniendo un reducido número de espacios entre el bosque y los interiores, así como un nivel de detalle y variedad de elementos decente pero no mucho más (Sin la variedad de Godzilla por ejemplo...). Se sostienen eso sí, gracias a una adecuada dirección de arte y una selección de colores que aporta esa esencia futurista y poco aventurada por igual a la serie.

El trabajo sonoro de la serie es por el contrario, apabullante, Y no me refiero tanto en su capacidad para crear la atmosfera (el cual suelo encumbrar bastante) sino a su aspecto técnico, con una tremenda versatilidad que, pese a mantenerse en cortes instrumentales, logra una variedad de sonidos y sensaciones en sus casi 40 piezas sobresaliendo algunas como "4" "Mama & Papa" y el corte principal "Penrose Steps, A.i Bloom"; acongoja, emociona, otorga melancolía y también confort en medidas justas y siempre acordes a su escena, haciendo de secuencias simples algo mucho más completo y atractivo. Gran trabajo de Kevin Pelkin, quizá no a la altura de Made in Abyss pero sí con esa misma línea de "explorar aquello inexplorado del mundo" Disculpen mi expresión pero así es como creo se puede describir.




Eden es una serie marcadamente optimista, de eso no hay duda. Tampoco la hay de que propone a través de un corto pero directo mensaje la idea de unidad y de amor sobre las diferencias inherentes entre el ser humano; y lo hace desde el lado sentimental sí pero no sin dejar de lado una crítica mucho más profunda y que se sustenta en sus robóticos personajes. Sumémosle a esto una animación que funciona pese a lo peculiar que pueda ser y un trabajo sonoro que atrapa y conduce y estamos ante una idea bien lograda (no esperen mucho) y que se queda tras el término de la serie misma, que nos hace pensar en lo similares que podemos ser pese a lo mucho que nos queramos diferenciar y dividir unos de otros y quien sabe... quizá  Eden nos sirva para recordad lo valioso del ser humano.


¿Por qué soy humana?...
-Sara Grace







Tal vez te interesen estas entradas

4 comentarios

  1. Buenas noches, hace un par de meses que vi esta serie en Netflix. Has apuntado bien los pilares sobre los que gira la obra siendo el principal los vínculos familiares y, en un segundo plano, la intervención destructiva del hombre hacia la naturaleza. A pesar de que esta miniserie está bien centrada sobre lo que quiere contar, la verdad creo que no aporta demasiado a estas cuestiones tan exploradas en la ficción animada. Las visiones de Miyazaki o Takahata me parecen mucho más ricas e interesantes en enfoques y matices, sea con la Princesa Mononoke donde nos muestran la relación naturaleza-humanidad como una conjunción de intereses enfrentados; sea en Pompoko, donde la óptica es pesimista porque los tanukis tienen que resignarse a que la destrucción es inevitable. Lo mismo podría decir de las relaciones paternofiliales con ejemplos más notables en FMA, Usagi Drop y un largo etcétera.

    Saludos

    Saludos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Buenas tardes,

      Sí, tal como has comentado al principio, Eden tiene bastante firme su idea y aunque corta, en ningun momento sale del esquema y se mantiene coherente. Pese a ello, vuelvo a repetir (y concordar contigo) en que no es la gran serie a ver, siendo algo sencillo, que no profundiza y que ciertamente quizá ni siquiera atrape con grandes ganchos.
      No sabría decir el porque no se toco de mejor manera ese lado "pesimista" que bien mencionas; quizá sea por los tiempos que corren, quizá por el corte mismo de la trama, no podría decirlo al 100% y sin embargo, sí, queda pobre al lado de otras obras en cualquiera de sus 2 ejes.

      Al menos puedo recomendarla (ya dije, no esperen mucho) como una buena serie. Entretenida, positiva e inofensiva que además es un poco correcta políticamente hablando. En fin, seguro tuvo algo más de hype por el director que tiene y por la propuesta técnica y el staff aunque, a mi parecer hayan quedado a deber un poco...

      Como sea, una vez más muchas gracias por pasarte a leer y sobre todo por tu comentario y argumentos, los recibo con entusiasmo siempre.
      Saludos Jubei!!

      Borrar
  2. Hola hola Jules!
    Ha sido una hermosa reseña muy completa y profunda!
    Yo no conocía esta miniserie, pero me ha gustado mucho lo que haz sacado de ella, podría darle su oportunidad por lo cortita, pero por el momento la dejaré pasar. Muchas gracias por compartirla.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola!

      Me alegra que te gustase la reseña, espero que puedas ver la serie en el futuro y me cuentes que te pareció ;)

      Como siempre gracias por leer y por comentar,
      muchos saludos Saku!!

      Borrar